Etiquetado: Maria

Sábado

“Querida Mª Antonieta, te amo, he leído tu vida, y me he lamentado por tu final. Pasaste a la posteridad sin cabeza y los brocados de tus vestidos se regurgitaron. Fuíste una mártir y de no ser por tus aventuras en el Palacio de Versalles, podrías haber sido canonizada. Austria te dejó partir sin saber lo que te esperaba. Lo siento, debo decir que llevo más de tu sangre en mis venas de lo que te gustaría que un moreno lo hiciera.” 

Siempre tuyo: Derenth.

chandal-billabong (1)