Etiquetado: Editors

La fábula fashionista

company-super-bloggers-issue1 copia (Copiar)

Las voces de mando sobre el reino de la moda se alzan y adjetivan su entorno.
Hablando de “El circo de la moda” publicado por Suzy Menkes, es realmente difícil desglosar el tema sobre quién es un cuervo y quien un pavo real, por aquello de que todo va conectado: fotógrafos con estilistas, periodistas con marcas, directores creativos con tendencias, blogueros con gente sin el más mínimo interés por la moda, una opinión personal resulta una falacia.

Estilo, es la palabra más prostituida del léxico en materia de moda. Estilo es la cumbre en la carrera de cualquier diseñador, y para que se origine, una serie de acontecimientos sociales deben ocurrir. Ejemplo:  Eliminación del corsé por Poiret: Preguerra, Masculinización del vestuario femenino por Chanel: durante la guerra, New look por Dior: posguerra.

Ni Paul, ni Gabrielle ni Chistian hacen parte ya de este mundo, sin embargo tenemos a Anna, Bryan y otra Anna ( que pretenden marcar estilos habiendo llegado a sus lugares de la manera más empírica posible y sin ser diseñadores).

Según ellos, y también gracias a ellos, estilo ya no es la única prostituta, ahora lo es toda la moda en general. Si los blogueros se venden / nos vendemos por colaboraciones con marcas, publicidad y regalos, los editores de moda se veden  por su imperio, ser iconoclastas, y el derecho a ” hundir o consagrar cualquier diseñador”. ¿Hay excepciones que quedan fuera del prostíbulo? Sí.

Vestirse para asistir a un evento de moda es una tarea que se lleva a cabo con lo que se dispone en ese momento, no solo en prendas, también en estado de ánimo y personalidad. Llamar la atención o pasar desapercibido es un efecto secundario que depende de ser vocero, o ser ” una persona del común”. ¿Por qué?

Porque zapatero a sus zapatos, las personas con voz (pavos reales), trabajan con su imagen personal, para ser publicadas, vendidas y compradas, en cambio las personas del común (cuervos), se visten para sí mismos; y no importa quien tenga qué papel y qué tan perra/lobo haya tenido que ser para llegar a desempeñar su rol.

 Lo que realmente importa es que si hay un desespero latente, por encontrar cada día nuevas propuestas, por lo demás, el tiempo se encargará; los blogueros se convierten en spamers, los editores en dictadores y los diseñadores en marionetas.

 ¿A quien le trae con cuidado ser pavo o cuervo?