Sobreviví a H&M X Balmain

Juro solemnemente decir la verdad y nada más que la verdad. 05/11/2015: Sobreviví a la compra de la colección Cápsula de H&M por Balmain París.

Empezaré por decir que era completamente consiente de que la colección no fue diseñada por la mano de Oliver Rousteing. Sabía que el proceso creativo consistió en que el equipo de Hennes & Mauritz se hiciera cargo de llevar una multitud de prendas del atelier en París a Estocolmo para de esta manera “Interpretar la esencia de Balmain“.

Tuve en cuenta que la participación del director creativo, consistió en la aprobación de materiales, pruebas de volumetría y evidentemente: publicidad. A todo lo anterior y a pesar de ello quería comprar lo que la visa de clase media que no me permite comprar en la boutique Balmain de verdad: lo que pudiera.

Balmain H&M review

Llegué a las 8:30am a la puerta de Paseo de Gracia (1:30hrs antes de la apertura) y la fila llegaba hasta el final de la calle en la tienda Apple. Aun así me mantuve optimista porque los chicos no debíamos hacer fila ni esperar turno como las mujeres. A ellas, les eran entregadas un par de pulseras con la hora a la cual, “sería bueno que llegaran a comprar”. (Recibí una y la hora a la cuál tendría acceso a la sección femenina eran las 13.30).

(Foto Cortesía de mi amiga Nicole de la Prada, quién durmió desde la noche anterior delante de la tienda con la finalidad de ser una de las primeras compradoras. Fila a las 6:00am)

Balmain x H&M Queue

A las 10:07 estaba subiendo por las escaleras de la tienda a la sección masculina.

NO HABÍA NADA, NADA, NADA. Los anaqueles, estanterías y perchas estaban completamente vacías. Había gente pegándose, rapando de las manos a los vendedores e incluso escondiendo las prendas.

(Fotos Cortesía de mi amiga Nicole de la Prada. Café para la larga espera. La gente comenzó a llegar desde las 11:30pm de la noche anterior)

H&M x Balmain

Más sin embargo la escena no me parece tan bucólica, más bien es un caso digno de estudio social. Ya sabía que los individuos con más de 20 prendas en los brazos pretendían revenderlas en EBay y todo ese tipo de cosas . . .

Realmente lo que plantó en mí una mala semilla (en este caso: misógina) fue la gran cantidad de chicas/mujeres/señoras comprando y probando la colección masculina. NO. ¡NO PUEDO CONCEBIRLO! Tenemos un miserable espacio en el mundo de la moda, siempre, con las secciones más pequeñas en las tiendas, la ropa más básica, fea y monótona. Una firma (que no sea Zara) nos presenta una alternativa falaz y también tienen que estar ellas allí pensando en sí una camisa de hombre “les quedará bien con tacones y pantalones pitillo”.

Lo confieso: una de las prendas que pude comprar, la conseguí gracias a una joven que al probarla su madre le dijo: -”Te queda fatal”. Fue la única opción que tuve de decirle: “¿Te importa si me la das? Es que a mí si me queda bien…

La otra manera en la que obtuve la segunda prenda que compré fue básicamente “Trueque”. Del más arcaico, histórico y clásico.

“Tengo esta chaqueta pero no me queda bien la talla, la cambio por tu prenda que es de mi talla y es lo que busco”. ¿Y sabéis qué? BROS BEFORE HOES. Viva la unidad del género masculino, dónde nos ayudamos y si sabemos que no lo usaremos: lo cedemos al otro.

Y ya está.

What do you think?

Puede usar HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>